Tuesday, May 17, 2016

PIB 2015: Información tardía que confirma desaceleración

El Instituto Nacional de Estadística (INE) dio a conocer, la pasada semana, los datos de desempeño del Producto Interno Bruto (PIB) durante la gestión 2015. En principio, debe lamentarse que información necesaria para el análisis y debate sobre la realidad económica del país sea presentada a destiempo, aspecto que sin duda incide en la adecuada toma de decisiones.

Según los datos publicados por el INE, el crecimiento del PIB durante la gestión 2015 fue de 4,85 por ciento muy por debajo del previsto inicialmente en el Presupuesto General del Estado (PGE) 2015, en el que se preveía un crecimiento de 5,9 por ciento, y del modificado en marzo de la pasada gestión donde se estimaba un 5 por ciento para el cierre de 2015.

El crecimiento de la producción nacional durante la pasada gestión se posiciona como el menor de los últimos cinco años, el más bajo al promedio de crecimiento del último decenio (5,04 por ciento) y del último quinquenio (5,49 por ciento).

Por actividad económica, se observa que las actividades de mayor crecimiento fueron: Servicios de la Administración Pública; Electricidad, Gas y Agua, y; Establecimientos Financieros, Seguros, Bienes Inmuebles y Servicios Prestados a las Empresas con incrementos de 9,37, 6,28 y 6,06 por ciento, respectivamente. Sin embargo, en cuanto a la incidencia en el crecimiento del PIB los Servicios de la Administración Pública; la Industria Manufacturera, y Establecimientos Financieros, Seguros, Bienes Inmuebles y Servicios Prestados a las Empresas fueron las actividades que incidieron de forma más significativa, con 0,89, 0,74 y 0,72 puntos porcentuales, respectivamente. Debe aclararse que la incidencia es un concepto distinto al crecimiento, el término de incidencia considera para su cálculo tanto el crecimiento como la participación.

La actividad de mayor incidencia y crecimiento en 2015 fue Servicios de Administración Pública, que se incrementó en 9,37 por ciento explicado por la expansión de los egresos del Sector Público No Financiero (SPNF) destinados a servicios personales, servicios no personales, beneficios sociales, aportes patronales, adquisición de bienes de consumo intermedio y bienes de consumo final.

En el PGE 2015, ya se observaba un incremento en los gastos corrientes de 15 por ciento, pasando de 108.603,6 millones de bolivianos a 126.625,7 millones.

Los servicios básicos, Electricidad, Gas y Agua, se constituyeron en la segunda actividad de mayor incremento, con 6,28 por ciento; empero, su incidencia en la producción fue relativamente baja, llegando sólo a 0,13 puntos porcentuales, resultado de la reducida participación de esta actividad en el total de la producción nacional, 2,1 por ciento en términos constantes.



POCO INCREMENTO EN ÁREA INDUSTRIAL

J La actividad Industrial no registró crecimiento significativo: 4,58 por ciento, es decir, por debajo del crecimiento de la economía en su conjunto y menor al promedio de incremento de la producción industrial registrado en el último decenio (4,84 por ciento) e incluso en el último quinquenio (4,63 por ciento).

J Las actividades dentro de la industria de mayor dinamismo fueron: Productos de Refinación de Petróleo y Alimentos, con incrementos de 5,56 y 5,25 por ciento. En el primer caso, incide la puesta en funcionamiento de las plantas separadoras de líquidos. Sin este aspecto, la Industria Manufacturera habría presentado un crecimiento de 4,4 por ciento, aún más bajo al registrado.

J En cuanto a Industria de Alimentos, el crecimiento mejora, puesto que en 2014 llegó sólo a 1,98 por ciento.

J En la posición más crítica está Textiles, Prendas de Vestir y Productos del Cuero, con incremento de sólo 1,77 por ciento, menor que en 2014 y que mantiene una tendencia de crecimiento inercial, en un área vital por la creación de fuentes de empleo.



DESACELERACIÓN

En líneas generales, el crecimiento del PIB sigue por una senda positiva, pero registra, por segundo año consecutivo, una desaceleración.

Sin duda, un aspecto interesante es la relevancia de Servicios Financieros y que se refleja, ya por varias gestiones.

Sin embargo, también se observa que un impulso a la actividad Industrial generará un efecto importante en el crecimiento, posiblemente más sostenible, por el peso de la misma en el total de la producción del país.

La relevancia de la actividad Industrial se observa en la incidencia en el crecimiento del PIB, que ascendió, a pesar de la situación de bajo crecimiento, a 0,74 puntos porcentuales, por el peso de ésta en la economía real que asciende a 16,2 por ciento.

Se espera que las estadísticas sobre el desempeño de las cuentas departamentales puedan ser publicadas en el menor tiempo posible.



* La autora es asesora económica de la FEPC


No comments:

Post a Comment