Monday, April 28, 2014

El IPC del INE no mide realidad de 'los pobres'

El actual Índice de Precios al Consumidor (IPC) elaborado por la Institución Nacional de Estadística (INE) no refleja la realidad de las personas con menores ingresos del país, así lo indican analistas que fueron consultados por El Día.

El mayor cuestionamiento que hacen los expertos es la poca relevancia que se da al precios de los alimentos. Hasta antes de 2007, la ponderación del rubro era del 49 por ciento, pero después de este año bajó a 39 por ciento, pese a que los hogares con menores ingresos en su estructura de gastos el 50 por ciento es destinado a la compra de estos productos.

Ante estas críticas, el INE señaló que para 2015 actualizará la metodología para medir el IPC. Incluso la entidad estatal señaló que realizará diversos índices diferenciando estratos sociales.

Este indicador es un índice en el que se valoran los precios de un conjunto de productos (conocido como "canasta familiar" o "cesta") determinado sobre la base de la encuesta continua de presupuestos familiares. Su resultado establece los niveles de inflación.

Divorciado de la realidad. En la actual estructura de ponderaciones existen 364 productos a nivel nacional. De esta cantidad, según la Fundación Jubileo, 28 productos acumulan el 50% de la ponderación, esto quiere decir que 8% del total de bienes y servicios inciden en casi la mitad de la tasa de inflación mensual.

Para Bruno Rojas, investigador del CEDLA, ahora existe un “divorcio entre el IPC planteado por el INE que mide la variación de precios en la economía y aquel índice que se hace directamente al consumo de los hogares”.

“A una familia no le interesa cuánto varió el precio de un televisor plasma u otro elemento complementario, sino qué es lo que pasa con la carne, salud y transporte. Hay un divorcio con la canasta básica familiar”, dijo el experto.

Por su parte, el investigador de la Fundación Milenio, Germán Molina, explicó con el antiguo año base (1991) la ponderación del los alimentos era del 49 por ciento. Ahora con el actual año base de cálculo del IPC (2007), esta ponderación bajó 10 puntos.

“El INE no explicó los fundamentos económicos que tuvo para hacer esta modificación”, detalló.

Añadió que el INE debe hacer encuestas de forma mensual y buscar una base confiables de la información. "Las familias sienten que no se refleja la magnitud de sus bolsillos. Es su punto débil, se debería hacer encuestas durante los 12 meses para ver cómo evolucionan los gastos", dijo.

Año base. Según la Fundación Jubileo, en Bolivia solo se realizaron cuatro cambios de base para medir los precios al consumidor.

Según esta fundación, aspectos técnicos y teóricos recomiendan que el cambio de año base debería ser realizado al menos cada 10 años e inclusive se advierte que debería ser cada cinco.

"En el país la diferencia de tiempo entre cada cambio de base incluso llego a ser superior a 30 años", señala la entidad.

Por último, según la entidad, respecto de las fechas, el IPC 2007 utiliza para su cálculo una estructura de gastos que corresponden al periodo 2003-2004 y los precios del período base corresponden a enero-diciembre del año 2007, la diferencia es de tres años.

"El próximo año, la base al menos debe tener como diferencia solo una gestión entre el precio base como propuesta el año 2016 y la encuesta de hogares propuesta para el año 2015, de esta manera se logrará evitar un sesgo respecto de las comparaciones entre cantidades y precios base", señaló Juan Carlos Núñez, director ejecutivo de Fundación Jubileo.

Para transparentar el manejo de los datos, la entidad recomendó conformar un comité asesor oficial para el nuevo IPC, que esté conformado por expertos y usuarios que brinden asesoramiento y promuevan la confianza.

El director general ejecutivo del INE, Luis Pereira, mostró su preocupación por la difusión de información de estadísticas e indicadores que no tienen rigurosidad técnica, metodológica y operativa, como la que difunde Fundación Jubileo, generando desinformación, más aún en el caso de indicadores sensibles.

Cambio
Proponen hacer índice diferenciando ciudades y estratos sociales

Medición. Economistas consultados por El Día propusieron al Instituto Nacional de Estadística (INE) que establezca un Índice de Precios al Consumidor (IPC) según los diferentes estratos de la sociedad y ciudades del país.

Según el economista Carlos Schlink, cada urbe boliviana tiene tendencias de consumos diferentes al resto del país.

Trabajo. La Fundación Jubileo anunció que dejará de emitir el informe sobre el Índice de Precios del Consumidor (IPC) de los pobres para publicar un indicador exclusivo de la variación del precio de los alimentos.

Punto de vista

Carlos Schlink
Analista Económico

"No podemos quitarle peso a los alimentos en el IPC "

Se está usando un Índice de Precios al Consumidor (IPC) plano para todo el país, cuando el consumo de las ciudades son distintos. Se incrementó los productos de 300 a 364 artículos de manera arbitraria sin consultar a las encuestas hogares, sin ver las tendencias que tenía el consumo.

Incluso se incorporaron artículos de línea blanca y otros como pasaje de avión y maestrías.

Estos son productos que no valen la pena incluirlos en índice de inflación porque apenas tenemos profesionales que son master.

Si hablamos del mercado del transporte aéreo, es muy pequeño y dos líneas aéreas son suficiente para abastecer la demanda interna.

El segmento de alimentos y bebidas lo redujeron de 49 por ciento a un 39 por ciento.

Analizando los datos estadísticos y ponderaciones de los alimentos de otros países como Perú, vemos que tiene una ponderación por arriba del 42 por ciento y nosotros no tenemos mejores condiciones económicas.

A nivel mundial los organismos aconsejan a los Gobiernos tomar en cuenta en sus indicadores de pobreza ¿cuánto es lo que destina una persona hacia los alimentos?

Todos estos aspectos hacen que la inflación se vea maquillada. Eso se hizo en 2008, sin consultar a organizaciones especializadas.

El nuevo IPC debe tomar en cuenta a gente que tiene empleo y a qué destina sus recursos.

En el país las personas destinan el 70 por ciento de sus ingresos en comida y vestimenta, no podemos quitarle un fuerte peso porque según la CEPAL, existe un 51 por ciento de pobreza modera y extrema en Bolivia.

La mitad de este país trabaja para llevar alimento de su casa.



No comments:

Post a Comment