Sunday, November 10, 2013

Bolivia, líder en consumo de papa; atrás en huevo y leche


El perfil del consumo per cápita de alimentos, del boliviano promedio, refleja que somos amantes de la papa (entre 94 y 100 kg), exageramos con la sal (17,6 kg), nos llevamos bien con el pan (47 kg) y cada vez compramos más carne de pollo (38 kg). Pero en nuestro menú cotidiano la leche (44 litros), la carne de res (entre 19 y 20 kg), el huevo (112 unidades) y el arroz (35 kg) siguen siendo nuestro talón de Aquiles.
Según los analistas consultados, la elección de un alimento tiene tres explicaciones, la primera se centra en un enfoque económico que tiene que ver con el precio del producto, la segunda variable es cultural o de hábitos de consumo en donde las personas por tradición gastronómica prefieren un alimento que otro y el tercer enfoque está referido a la capacidad de producción y de oferta que tiene el sector agropecuario y avícola.
Estas variables de acuerdo con los nutricionistas, determinan el desarrollo de las personas y si en su alimentación predominan las vitaminas, calorías, proteínas, los carbohidratos o los antioxidantes.
  Lo económico
Agustín Jiménez, presidente del Colegio de Economistas de Bolivia, explicó que en la elección de un alimento, el poder adquisitivo de las personas es determinante y que, por lo general, uno compra lo que más llena y no lo que mejor hace a la salud.
Jiménez sostuvo que la elección de la papa es una costumbre bien ligada en el occidente del país y que su precio siempre fue asequible en especial en la zona rural, aunque en los últimos años por los problemas climáticos en los centros de venta de las ciudades su costo se encareció.
Víctor Hugo Figueroa, expresidente  del Colegio de Economistas de Bolivia, remarcó que el aumento en el consumo de la carne de pollo se debe a que su precio (actualmente en Bs 14 el kg) se mantuvo estable durante varios años, lo que incentivó su demanda, mientras que en el caso de la carne de res su costo es mayor y por eso su consumo no pasa los 20 kg per cápita cuando en Argentina es de 70 kilos, en Uruguay de 63 kilos y en Brasil de 35,5 kilogramos.
La producción
Sobre el primer lugar que ocupa el país en el consumo mundial de papa (100 kg), Luis Mercado, de la Unidad de Producción de Semilla de Papa (SEPA), explicó que el tubérculo tiene gran importancia, pues es la base de la dieta de muchos bolivianos y el sustento de varias familias, ademas de ser un alimento que tiene un aporte importante de vitamina C, fósforo, hierro y un complejo de vitaminas B.
Mercado remarcó que uno de los problemas es que la demanda solo se concentra en las variedades Huaycha y la Desireé, lo que provoca que en ciertas temporadas su precio tienda a subir y llegar a Bs 80 la arroba.
En el caso de la carne de pollo, Ricardo Alandia, presidente de la Asociación Nacional de Avicultores (ANA), se mostró satisfecho por el actual consumo (38 kilos), dado que en 1993 era de 10 kg y en 2007 de 27 kg.
Alandia remarcó que se apunta a mantener estos volúmenes y la expectativa es lograr más cupos para la exportación.
El panorama es diferente cuando del consumo de huevo se trata y en este punto Alandia subrayó que las 112 unidades que ostenta el país (hace 10 años era de 98), está muy por debajo de la media de Latinoamérica, que registra un consumo per cápita de 180 unidades, por lo que el sector analiza la posibilidad de llegar a un acuerdo con el Gobierno central y los municipios para que en el desayuno escolar se incorpore este alimento y así crecer entre un 10 y un 15%.
Otro producto que aún tiene un amplio margen para aumentar su demanda es el arroz, pues a criterio de Ana Isabel Ortiz, gerenta de la Federación Nacional de Cooperativas Arroceras (Fenca), los 35 kg en comparación con Brasil y Perú (50 kg) es un consumo bajo que  los arroceros buscan revertir aumentando la producción.
Los 44,5 litros de leche que se consumen (hasta 2007 fue de 30) siguen siendo ínfimos si se los compara con lo que la FAO sugiere (120 litros). Al respecto, desde Federación Departamental de Productores de Leche (Fedeple) explicaron que una manera de fomentar el consumo del lácteo es la que está realizando el Gobierno con el Fondo Proleche, que espera en 2019 llegar a la media de la región que es de 100 litros.
Juan Carlos Peredo, presidente de la Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol), indicó que el consumo de carne de res (entre 19 y 20 kg), aún es bajo, por lo que urge un trabajo en equipo con el Gobierno para revertir la situación y subir la cifras
PUNTO DE VISTA
“Lo ideal es tener un buen equilibrio”
Jimena Castro Mendoza - NUTRICIONISTA
Alimentarse bien para lograr un buen desarrollo físico y mental con seguridad es el propósito que todo padre tiene cuando de su hijo se trata. Esta conducta siempre debería mantenerse aún de mayores.
En el país, lo alarmante es cómo aún no se ha logrado entender que el consumo de leche apenas el niño nace es la clave para lograr una persona fuerte e inteligente, quizá el precio de este alimento (Bs 5 el litro) en muchos casos puede resultar prohibitivo.
Sin embargo, en muchos sectores se observa que los padres optan por otras bebidas que son más caras que la leche. Es un hábito que se debe cambiar.
La ingesta pobre de huevo, pescado, carne de res, derivados de la leche es un tema que se debe trabajar de manera urgente, pues el no consumir vitaminas y antioxidantes en las cantidades suficientes no es lo más adecuado, más cuando las proteínas y los carbohidratos presentes en la  papa y el pan son los que más se consumen en el país.
Esta situación presenta personas llenas (hinchadas) pero mal alimentadas, por lo que es necesario encontrar un buen equilibrio a la hora de comprar los alimentos y de servirlos en los hogares. Los extremos nunca son buenos



No comments:

Post a Comment