Tuesday, July 16, 2013

1 de cada 3 migrantes a Cochabamba es de La Paz

El principal expulsor de migrantes hacia Cochabamba del país es el departamento de La Paz, según información obtenida del Instituto Nacional de Estadística (INE) y del Centro de Estudios de Población (CEP) de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS). Los datos publicados en la obra titulada “Migración en el Departamento de Cochabamba”, del investigador Jorge Miguel Veizaga Rosales, dan cuenta de que entre 1996 y 2001, llegaron 25.807 migrantes de La Paz. Esta cantidad significa el 28,26 por ciento del total de inmigrantes del país hacia el valle.

A La Paz le siguen los de Potosí con 21.330 personas, después viene Oruro con 17.356 y posteriormente, en orden descendiente, Santa Cruz, Chuquisaca, Beni, Tarija y Pando.

Cuando se trata de migración acumulada, de aquellas personas que nacieron en otros departamentos del país y que residen en Cochabamba, los inmigrantes paceños ocupan el segundo lugar con 67.472 personas. El primer lugar en este tipo de migración corresponde a Potosí con 92.009 migrantes y en tercer lugar está el departamento de Oruro con 65.587 personas.

Aunque estos datos no están actualizados con los últimos informes del Censo 2012, según el crecimiento que ha sido constante entre 1976 y 2001, Veizaga señaló que dichos porcentajes podrían haber continuado en crecimiento, aunque en materia de migración puede haber diferentes movimientos.

Según un estudio del Centro de Planificación y Gestión (CEPLAC), dependiente de la Universidad Mayor de San Simón, dirigido por Carmen Ledo, en Cochabamba habitan alrededor de 60 mil personas de origen paceño, de los 334 mil inmigrantes que hay en la ciudad.

El patrón migratorio en Cochabamba ha cambiado no sólo en magnitud sino también en la dirección de sus corrientes, indicó Ledo. Por ejemplo, hasta los años 70 la inmigración en la ciudad de Cochabamba fue de tipo intradepartamental, rural-urbana o urbana-urbana; es decir, de los pequeños centros al único gran centro urbano. Luego claramente se advierte una modificación del origen altiplánico de los inmigrantes así como movimientos complejos de movilidad espacial constante, itinerarios y salidas masivas a los llanos como también una fuerte intensidad migratoria hacia La Paz.

A 35 años del censo de 1976, se detecta una importante figuración de pobladores de origen altiplánico en la ciudad. Hay barrios de paceños, orureños y potosinos que se diseminan en toda la periferia urbana. La mayor intensidad de su presencia está en los mercados abiertos de la Cancha, y su predominancia es elocuente en espacios periféricos desde el extremo noroeste hasta la periferia sur, señaló.

En 1988, el altiplano aportaba con el 55 por ciento del total de inmigrantes, dicha situación se ha modificado en los últimos 21 años. En 2009, un 44 por ciento del flujo migratorio procede del Altiplano, es de esperar que la recesión económica y la modificación de la estructura productiva prevaleciente en Cochabamba impulsara la llegada masiva de esta población. Razones de la migración

Son varios los factores que coadyuvan a entender la predominancia del flujo de migrantes originarios de los departamentos de Potosí, Oruro y La Paz; sin embargo, el flujo es más intenso viene desde los departamentos del altiplano, lo que podría relacionarse con la aparente bonanza o dinamismo en las actividades económicas que se dan en la ciudad de Cochabamba, la que se encuentra en las esferas de la economía especulativa y alienta a los migrantes a tener expectativas de mayor bienestar socioeconómico, en comparación con otros posibles lugares de destino.

Ledo y Veizaga coinciden al señalar que el efecto de la recesión económica en las ciudades capitales y localidades mineras de Oruro, Potosí, La Paz y las áreas rurales de esos departamentos, áreas tradicionalmente expulsoras, hace prever que esa tendencia puede ser creciente en el tiempo.

La directora del Ceplag señala que sin embargo, la ciudad de Cochabamba juega un doble rol, pues es centro atractivo y también expulsor de población. Esto hace evidente que en los últimos años la migración se ha constituido en una respuesta ante los empleos precarios de la población, de ahí que en lugar de hablar de "migrantes" debería más bien hablarse de poblaciones en movimiento, dado que los destinos migratorios no son definitivos. “Las corrientes se dirigen hacia las regiones de mayor dinamismo del país”, apunta

Según Veizaga, la mayor cantidad de migrantes paceños se va hacia Santa Cruz, alrededor de 30 mil, pero este patrón se repite con departamentos como el propio Cochabamba, pues nuestro departamento expulsa hasta 43 mil migrantes, según datos del Censo Nacional de Población y Vivienda de 2001.

Dinamismo de paceños

Según Ledo, en el Altiplano, las ciudades de La Paz y El Alto tienen un importante dinamismo, debido a que es la sede de gobierno de Bolivia desde 1879; por tanto, expresa una alta cuota de centralidad del aparato del Estado que incide en los procesos políticos, socio económicos y culturales del país. “Es un canal de relación con el sistema económico internacional, centraliza la prestación de servicios de consumo colectivo”, puntualiza.

La investigadora señala que La Paz es una ciudad multiétnica, donde perviven inmigrantes de origen aymará, guaraní y quechua, además de algunos descendientes de europeos y, en menor medida, de otras culturas del país. Se han configurado al interior de la ciudad grandes bolsones de riqueza y de pobreza, que plasman una profunda diferenciación sociocultural intra-urbana, dijo.

Siguiendo el modelo de las ciudades andinas, el proceso urbano de la ciudad de La Paz, giraba en torno a una estrecha relación entre la representación cosmológica y su carácter sagrado que rige los ciclos agrícolas y las festividades rituales. Demográficamente hablando, la ciudad de La Paz tuvo un desempeño modesto, decreció desde el 1,8% entre 1976-1992 al 1,1% anual entre 1992 y 2001.

Una característica importante de la ciudad de La Paz, es su abrupta topografía, es una ciudad segregada, por ello la ubicación de viviendas en las villas y laderas se constituye en el más nítido ejemplo de la exclusión y discriminación, afirma la directora del Ceplag, refiriéndose a las diferencias de los sectores de la población económica y geográficamente, con los barrios de la burguesía paceña (zona sur) y los menos “pudientes” en la zona norte y suburbios de la ciudad.

No comments:

Post a Comment